Isabel Valdecasas: «No creo que el arte contemporáneo sea inaccesible»

Entrevistamos a una de las pintoras españolas abstractas más conocidas en los circuitos internacionales

Isabel Valdecasas, trabajando en su estudio / Foto: IntheStudio

El arte contemporáneo parece estar siempre viviendo su mejor y su peor momento, al menos aquí en España. Con todavía poca repercusión real entre el gran público, en realidad existe un plantel extraordinario de artistas con propuestas innovadoras y que, en algunos casos, tienen más éxito en el extranjero que aquí en España. Algunas iniciativas como In the Studio intentan romper esta sinergia organizando visitas a talleres de artistas contemporáneos guiadas por los propios artistas.

En la próxima, este jueves 25 de abril, la protagonista en Isabel Valdecasas, una de las pintoras abstractas con más éxito entre los coleccionistas y mecenas, entre los que se cuentan nada menos que su tío, el actual Duque de Alba. Ajena a este arma de doble filo, Valdecasas sigue su camino de experimentación hacia una pintura orgánica, pegada a la tierra. Le entrevistamos unos días antes de que abra su estudio a todo aquel que quiera ver su obra – contada de primera mano- este jueves.

La Línea Amarilla (P): Su trabajo parte de lo orgánico, de la naturaleza. ¿En qué medida es fuente de inspiración y en qué medida reivindicación de un mundo más sostenible?

Isabel Valdecasas (R): Empezó siendo sobre todo inspiración, pero cada vez es mucho más reivindicativo. De hecho, de ahí vienen los colores desnaturalizados, las cortezas de árbol azules o los mares rojos, los paisajes hechos códigos de barras, por ejemplo.

P: La música le guía al pintar, ha comentado en alguna ocasión. ¿La abstracción, en pintura, se acerca más a la música que la pintura figurativa?

R: No sabría decir con exactitud… En mi caso sí. La música es invisible y por tanto abstracta, al menos para mí.

P: Sevilla, Londres, Madrid son tres lugares claves en su biografía ¿Su pintura se nutre todavía en algo de la esencia de estas tres ciudades, tan distintas?

R: Completamente, sobre todo Sevilla y el campo, pero no sólo Londres y Madrid, sino de todo sitio al que voy.

P: Usted es sobrina de uno de los mecenas más importantes de este país, el actual Duque de Alba. ¿Esto le ha ido a la contra o ha hecho que su arte tenga una mayor repercusión?

R: Bueno, es verdad que puede ser un arma de doble filo… Pero al final la obra es la que debe hablar por sí misma y eso es lo que importa de verdad. Por ejemplo, en el extranjero nadie sabe ese tipo de detalles y mi trabajo tiene éxito.

P: De lo grande a lo minimalista: es la protagonista de la próxima visita guiada de In the Studio, una iniciativa para acercar el arte contemporáneo de una manera más próxima y lúdica. ¿Por qué cree que el arte contemporáneo cuesta tanto de calar como actividad cultural en España?

R: España es un país de tradición clásica. Lo mejor que se ha hecho en este país a nivel artístico fue en el siglo XVII, salvando a algunos grandísimos artistas anteriores y también posteriores. Lo clásico y sobre todo lo figurativo, es siempre más fácil de entender, pero a la vez es fundamental para saber ver el arte contemporáneo. Por tanto, creo que es más una cuestión de inquietud y cultura personal que de inaccesibilidad.
No creo que el arte contemporáneo sea inaccesible. Hay más cantidad, hay que buscarlo y llamar a su puerta.
Simplemente es menos inmediato.