De encierros físicos y mentales

La Casa Encendida está inmersa los martes y jueves de julio en un ciclo cinematográfico sobre nuestras asfixias

Fotograma de 'La por', de Jordi Cadena (el 12 de julio) / La Casa Encendida

Encerrados. Espacios sin salida, es el ciclo comisariado por la periodista Isabel Sánchez Fernández que discurre por aquellos espacios, reales o mentales, en los que nos asfixiamos, morimos o el sistema juega con nosotros. Desde una cárcel o un campo de concentración hasta nuestra propia familia, pasando por el enjambre burocrático al que nos somete el sistema tras situaciones sobrevenidas (como una crisis económica).

Las historias que podemos ver y oír en el espacio también cerrado de una sala de proyecciones son duras, inquietantes o reveladoras. Seguidas de un coloquio, las seis proyecciones que podemos ver del ciclo (el pasado día 3, el turno fue para César debe morir, de Paolo y Vittorio Taviani) son El hijo de Saúl, de László Nemes (5 de julio); Después de nosotros, de Joachim Lafosse (10 de julio); La por, de Jordi Cadena (12 de julio); Yo, Daniel Blake, de Ken Loach (17 de julio); Gett: El divorcio de Viviane Amsalem, de Ronit y Shlomi Elkabetz (19 de julio); y para cerrar el ciclo, Una segunda madre, de Anna Muylaert (24 de julio).

Los coloquios posteriores estarán protagonizados por profesionales del mundo del cine, de la sociología y de la psicología como Constanza Tobío, catedrática de Sociología en la Universidad Carlos III de Madrid; Jordi Costa, crítico de cine; o Florentino Moreno Martín, profesor titular de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Psicología y Cine.

Imprescindible.