El Mercado de Legazpi cumple 83 años entre mimos y especulaciones

La Plataforma de Defensa del Mercado organiza este lunes 23 de abril un debate sobre la relevencia artquitectónica del espacio como patrimonio del siglo XX

La ciudadanía lo mima y lo reivindica, mientras las sucesivas administraciones municipales lo maltratan, ya sea imaginándolo como un espacio inservible para las auténticas necesidades de Arganzuela (¿un espacio gourmet spa?), ya sea poniendo en peligro su histórica arquitectura industrial. Es el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi. Un oscuro objeto de deseo para especuladores inmobiliarios y una isla de asociacionismo y autogestión al mismo tiempo.

Este próximo lunes 23 de abril cumple 83 años. Fue inaugurado en 1935, obra de Francisco Javier Ferrero y Alfonso Peña Boeuf. Después de su progresivo abandono en la década de los ochenta, “este espacio increíble ha sobrevivido milagrosamente décadas sin uso en una ciudad cada vez más especulativa que ha intentado convertirlo en intercambiador de transporte, centro comercial o espacio gourmet y spa“, cuentan desde la Plataforma en Defensa del Mercado de Legazpi y desde EVA (Espacio Vecinal Arganzuela), el colectivo que ha liderado la reivindicación del Mercado como un espacio autogestionado por la ciudadanía. Al menos, parte de los 35.000 metros cuadrados que conforman el edificio.

Tras muchas reuniones y estira y aflojas, EVA (Espacio Vecinal Arganzuela) consiguió ponerse de acuerdo con el Ayuntamiento (con el cambio de administración, en 2015, Ahora Madrid descartó totalmente privatizar el Mercado como casi estuvo a punto de conseguir Ana Botella) para la cesión de una parte del edificio, autogestionando actividades sociales y culturales de todo tipo, cohesionando y tejiendo redes.

El acuerdo no ha sido – ni es – un camino de rosas. Encontronazos por la forma de vehicular la participación ciudadana en la toma de decisiones; decepciones en los acuerdos de autogestión (¿quién se hace cargo de los gastos de luz, agua, gas…?); y disensos en la decisión del consistorio sobre para qué usar el resto del mercado: 2.000 puestos de oficina para los empleados públicos de las áreas de Urbanismo y Hacienda.

El proyecto arquitectónico para reconvertir parte del mercado en este ‘poll‘ de oficinas ha puesto los pelos de punta a más de un colectivo de defensa del patrimonio arquitectónico de nuestras ciudades. Docomomo Internacional o el Comité Internacional para la Conservación y Defensa del Patrimonio Industrial no lo ven nada claro.

En este contexto, la Plataforma en Defensa del Antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi organiza este mismo lunes 23 de abril a las 18.00h un debate sobre el futuro de este espacio. El encuentro, que se celebrará dentro del propio mercado, en la sede de EVA, contará con destacados arquitectos, urbanistas y representantes del Ayuntamiento, como Gabriel Carrascal, Eduardo Mangada, Sergio Martín, Cristina Moreno (Dirección General de Patrimonio), Fernando Espinosa de los Monteros o Amparo Berlinches, entre otros.