La Nave 9 de Matadero ya tiene quien la habite

Poco a poco, tras diez años de recuperación de este espacio increíble que es Matadero Madrid, las naves en las que antes se amasaba, tusaba, domaba y degollaba al ganado, son ahora foco de creación cultural. Con una cada vez más vocación de radical contemporaneidad (todavía resuenan las vestiduras rasgadas de buena parte de la profesión escénica con el cambio de dirección de las dos salas de teatro – Naves Matadero – pilotadas ahora por Mateo Feijóo), la última en ser habitada es la Nave 9. La Fundación italiana Sandretto Re Rebaudengo, dedicada a la creación artística y al apoyo a jóvenes creadores, pasará a ser vecina de Cineteca, Intermediae, Casa del Lector, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Factoría Cultural, Central de Diseño y las dos salas que conforman Naves Matadero.

La fundación Sandretto Re Rebaudengo nace en 1995, en Turín, de la mano de su también presidenta Patrizia Sandretto Re Rebaudengo, una ya ilustre mecenas del arte contemporáneo en Italia, que ahora expande su acción cultural a Madrid. Ella, junto a la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la directora de Matadero, Carlota Álvarez-Basso y el director de la Serpentine Gallery de Londres, Hans Ulrich Obrist, presentarán el próximo lunes 25 de septiembre este nuevo espacio en Matadero Madrid.

Hasta entonces, tendremos que esperar para saber qué se va a cocer en este nuevo espacio. Lo que es seguro es que, según fuentes de la propia Fundación, “este espacio nace con la vocación de convertirse en un espacio de diálogo entre agentes públicos y privados, empresas, creadores y asociaciones artísticas de ámbito nacional e internacional“.

Para Matadero, además, representa la consolidación “como espacio único de creación contemporánea“, asegura la dirección de este espacio que se está convirtiendo, aquí en Arganzuela, en uno de los polos culturales más importantes de Madrid y de España.

En la nueva Fundación, se producirán exposiciones, programas didácticos, talleres y conferencias. Y, un punto a tener en cuenta para situar a Madrid en el mapa del circuito artístico y de mecenazgo contemporáneo (la presidenta de la fundación es una de las más reconocidas mecenas internacionales, miembro del Consejo Internacional del Museum of Modern Art de Nueva York; del Friends of Contemporary Drawing del mismo museo; del Consejo Internacional de la Tate Gallery de Londres; del Leadership Council del New Museum de New York; y del Advisory Committee for Modern and Contemporary Art del Philadelphia Museum of Art, entre otros) se expondrá en rotación un centenar de obras procedentes de la colección Sandretto Re Rebaudengo.

Entre sus fondos hay obras de Annette Messager, Shirin Neshat, Tony Cragg, Thomas Demand, Mona Hatoum, Maurizio Cattelan o Douglas Gordo. Y la fundación cuenta -al menos hasta hace poco así era- con la asesoría de Francesco Bonami, uno de los pesos pesados del arte internacional.

*La foto que ilustra esta noticia es de la artista María Blanco Cobaleda

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *