Embajadores de la lectura en Arganzuela

'Embajadores de Sueños' completa la tríada de librerías infantiles junto con 'De Cuento' y 'Olacacia', tras el cierre inesperado de 'Luna Lunera'

Con una discreta fachada y una división en dos plantas, la calle Embajadores 181 alberga una librería que parece surgida entre dos edificios casi como por arte de magia, como si se hubiese empeñado en que ese era su sitio y hubiese apartado a los dos gigantes de ladrillo para entrar. Este reducto de paz lleva por nombre Embajadores de sueños, algo que con solo poner el pie se hace evidente.

El escaparate, lleno de dibujos que nos invitan a soñar, sirve como cortina para ver mejor los libros que su dueña y apasionada librera, Susana Bernalte, elige acercar a los lectores. Grandes y pequeños tienen cabida en este espacio ya que, como afirma “leer debe ser siempre un disfrute, nunca una obligación”, una máxima que no tiene edad.

Las paredes de la tienda se ven adornadas con unos maravillosos murales sobre lectura e imaginación que terminarán de inspirar a los que estuviesen indecisos. Al entrar por la puerta tenemos la oferta para adultos, y la infantil y juvenil al fondo de la tienda, un camino que los niños hacen con los ojos cerrados y corriendo y debido al cual los padres ni se percatan hasta posar la vista un par de veces que hay mucho más que oferta infantil.

La llegada de Bernalte a esta tienda fue cuanto menos memorable: “Yo era una clienta habitual de la librería y hablaba casi a diario con la dueña anterior. Estaba absolutamente enamorada de este sitio; tanto fue que yo venía con la idea de crear exactamente esto aún sin haberlo visto (ríe). Un día esta maravillosa mujer me llamó y me dijo que debía venderla, que le había salido otro trabajo, y que quién mejor que yo para ello. Y aquí estoy”. Cuando habla sobre la motivación y el motor de esta librería, lo tiene claro: “Quiero una librería viva. Quiero que esté llena de actividades, de manualidades, de gente. Incluso me gustaría crear un foro donde los adolescentes recomendasen libros a otros, que es la mejor manera de que se aficionen los menos lanzados”.

Arganzuela cuenta en total con dos librerías infantiles más: De Cuento y Olacacia. Serían cuatro pero justo hoy, 31 de marzo, cierra sus puertas  Luna Lunera, un referente para muchos en literatura para los más peques. “Creo que cada una tiene una oferta diferente y sabe lo que quiere y lo que puede ofrecer. Sería maravilloso que pudiésemos colaborar todas, confío en la línea que tiene cada una”. Es un valor añadido a un distrito, Arganzuela, que está experimentando un evidente cambio cultural en los últimos años. Para Susana está claro que Matadero ha sido un detonante decisivo a la hora de abrir a Arganzuela a otras disciplinas artísticas. Y se nota incluso, asegura, en la zona donde ella vive, algo más cerca del Planetario.

Menos extraescolares y más parques y libros

Es evidente que los niños, hoy, tienen una agenda que parece la de un adulto: “Parece que la vida de los niños se reduce al colegio y a las actividades extraescolares, pero no debe ser así: hay parques, hay libros, hay otras opciones que cada vez se ven menos. Los libros se leen por la obligación escolar, pero así no hay manera de que disfruten con la lectura: la ven como otra obligación”.

Cuando hablamos de recomendaciones para  pre-lectores, la cosa se complica: “En esta edad hay que fomentar el troquel, el estímulo, hacer que los libros sean atractivos. Los cuentos clásicos editados por Combel, como Los siete cabritillos y el lobo fusionan un formato atractivo con historias adecuadas a estas edades. También son indispensables todos los libros de HervéTullet, aunque si debo elegir creo que me quedo con Tres colores, responde con una amplia sonrisa.

Para lectores de tres a seis años, lo tiene claro: “Clásicos como Adivina cuánto te quiero y novedades como El puntito Chimpún, sin olvidar la maravillosamente reeditada La gran fábrica de las palabras, ¡ese libro es una delicia!”. Para la siguiente franja de edad (de seis a nueve años), Las torres de Malori, la sagas de Los Cinco o El pequeño Leo DaVinci son solo algunas de sus muchísimas recomendaciones. “Y a partir de nueve años, imprescindibles El diario de Greg y El diario de Nikki y la colección de Segundas partes siempre fueron buenísimas, donde se proponen continuaciones muy ingeniosas para cuentos clásicos.”

Cuando hablo de qué podríamos recomendar a los más exigentes y difícilmente saciables, los adolescentes, Susana lo tiene claro: “Patria de Fernando de Aramburu es clave: es un libro que les puede ayudar a entender los puntos de vista y lo que puede suponer realmente vivir  y luchar por una ideología, lo que puede ser verse enfrentado con un familiar de la noche a la mañana por un ideario. Su planteamiento y desarrollo están basados en el diálogo, por lo que sería una lectura relevante y asequible. También son geniales para adolescentes todos los libros de Rick Riordan  y Gregor, de Suzanne Collins”, apunta.

Veo discretamente presente la obra magna de Saint- Exupéry en una de las baldas y lo cojo; cuando hablamos de El Principito, se le iluminan los ojos: “Ese libro hay que leerlo muchas veces en la vida porque cada vez extraes algo diferente de él; yo lo recomiendo de cero a cien prácticamente, es un manual de la vida maravillosamente narrado”. No puedo evitar pensar al ver su ilusión en que esta librería se va a quedar en el barrio durante mucho tiempo. Sólo le falta tienda online. “¡Llegará pronto, estoy en ello!”, exclama.

A la hora de despedirnos, le pido que me sintetice lo que piensa ella de su proyecto, la idea que mueve todo este engranaje. Tras unos segundos pensando, no duda en decir que “un niño que lee es un adulto que piensa”.  Antes de salir de la librería, vuelvo a mirar uno de los dibujos que velan por la tienda, y leo una frase que bien puede ser un emblema, un resumen y una realidad al mismo tiempo: “Descubre, sueña, imagina, vive, siente. Lee.”

 

 

Hay un comentario en “Embajadores de la lectura en Arganzuela

  1. Solo con la ilusion y las ganas, la vision de libreria que tienes, no solo el vender cartulinas, bolis, libros…..siko algo mas importante que es fomentar a la lectura y on gran asesoramiento, se que te va ha salir fenomenal tu proyesto.Mucisima suerte

Los comentarios están cerrados