Periodismo, cultura, Arganzuela

La Línea Amarilla defiende un periodismo veraz pero parcial; la cultura como derecho innegociable de la ciudadanía; y Arganzuela como polo cultural de Madrid

Núria Ribas

Fotografía de María Blanco-Cobaleda

Nacemos. Lo hemos imaginado, modelado y respirado durante meses. Ese sueño que surgió deseando un periodismo alejado de la nota de prensa y cercano al escuchar, ver, oír, buscar y luego, contar desde el rigor y la veracidad pero también desde la parcialidad de apostar por un modelo de sociedad basado en la cultura y la educación. Y aquí está. LA LÍNEA AMARILLA.

LA LÍNEA AMARILLA es una revista cultural online centrada en el distrito madrileño de Arganzuela. Que nadie espere una guía del ocio. Somos periodismo. Periodismo cultural. Que aspira a contar lo que, humildemente, nos parece interesante de ser contado. No tiene que ser necesariamente alta cultura, pero tampoco lo ‘popular’ es noticiable solo por el hecho de serlo, ni lo ‘alternativo’ tiene patente de corso para ser tenido en cuenta.

Nos guían los tres pilares en los que se basa LA LÍNEA AMARILLA: periodismo, cultura y Arganzuela.

Periodismo hiperlocal, pues, como única manera de llevar a cabo el oficio de manera rigurosa, crítica y veraz cuando se tiene muy pocos recursos económicos. Un periodismo que contribuya a crear una opinión pública sana que, a su vez, sea una de las bases de una democracia real.

Cultura, como un derecho innegociable de la ciudadanía. Sin arte, este mundo sería insufrible. Estamos seguras de ello. La cultura nos hace crecer como seres humanos, nos explica frente al mundo, nos une (y a veces nos separa), nos da categoría ética como seres humanos. Por eso, cualquier intento por cercenarla, enterrarla o, directamente, eliminarla en pro de un modelo económico y social que siempre prima el beneficio por encima del interés cultural de la ciudadanía debe ser combatido desde la palabra.

Arganzuela, como futuro polo cultural de Madrid. En los últimos diez años, este distrito del sur de la ciudad ha experimentado una transformación lenta pero imparable. A falta de saber si estamos o no ante una fagocitación por parte de especuladores inmobiliarios o modelos urbanísticos que priorizan la ganancia por encima de las necesidades culturales de la ciudadanía, lo que está claro es que en Arganzuela están naciendo iniciativas culturales de pequeño formato. Unas iniciativas que beben en el surco abierto por algunos históricos del barrio (como la Sala Cuarta Pared o la Sala Caracol) o por grandes infraestructuras culturales como Circo Price, Matadero Madrid o la Casa Encendida.

Por supuesto, nada de esto tiene sentido sin lectores. No solo aspiramos a ser la información cultural de referencia para los vecinos de Arganzuela. Queremos contar al resto de Madrid lo que se cuece culturalmente en Arganzuela para que toda la ciudad sepa lo que aquí se imagina y se vive. Y queremos también abrir debate sobre cuestiones culturales que nos afectan a todos, no solo a Arganzuela. De lo local a lo global para volver a lo local.

Empezamos. Gracias a tod@s.

Hay 2 comentarios en “Periodismo, cultura, Arganzuela

  1. Gracias por ofrecernos Periodismo veráz y comprometido, Cultura, Ciencia y Arte, sin dejar de lado a los mas pequeños de la casa.
    Suerte!

Los comentarios están cerrados